Oficinas Notaria Raúl Muñoz Maestre

Un espacio casi completamente diáfano en un edificio fácilmente reconocible del centro de la ciudad.
El cliente tenía bastante clara la idea que quería trasmitir: es una persona joven, preparado para atender a la sociedad actual, lejos de la imagen tradicional que se tiene sobre esa profesión. Sin embargo, la seriedad y la oficialidad de su trabajo tenían que trasladarse al local, pero sin caer en un diseño demasiado clásico y formal.
La superficie nos obligaba a acotar la intervención. Hemos tenido que conservar los techos, casi en su totalidad, y las divisiones en la zona de firmas. Las nuevas mamparas, en vidrio, se han tratado con la mayor limpieza posible, cuidando a la vez de conservar cierta intimidad interior.
La imagen se ha mantenido limpia, clara, y diáfana en la parte de oficina, mientras que, en la luminosa zona de firmas, más propia del Notario, se ha optado por tonos medios cálidos para mantener el protocolo.

 

Fotógrafo